2 abr. 2014

Diy #


 Ayer me  encontré, buscando otra cosa como siempre, con mis pinceles; en ese momento me teletransporté a mi niñez, a la mesa cubierta por periódicos, a los vasos con agua de colores, a mi abuela diciéndome que había cogido el vaso equivocado (no precisamente con vocecilla de abuela), e incluso añoré el proceso de limpieza posterior, lavando cada pincel como si fuese el cabello de una señorita en el mejor salón de belleza. Cómo me gustaba pintar. Automáticamente recordé el diy  que había visto en Love from ginger, me pareció una manera genial de reconciliarme con los pinceles y, a la vez, darle nueva vida algunas piezas de porcelana que tengo por casa.  




Es muy fácil y el resultado sorprendente, sólo necesitaréis:
  • piezas de porcelana
  • pintura para porcelana
  • pincel
  • un vaso con agua
Debéis lavar muy bien la pieza y aseguraros de que está completamente seca. A continuación, ya podéis empezar a pintar vuestros trazos, si os equivocáis no pasa nada porque esta pintura sale muy fácil con un trapo húmedo.





Recordad que debéis seguir las instrucciones de uso para fijar la pintura y hacer la pieza apta para el lavavajillas. La mayoría de este tipo de pinturas tardan 24 horas en secar y luego hay que hornear las piezas a más de 200º. 


***

Todas las imágenes pertenecen a Love from ginger



1 comentario: