30 abr. 2014

Pequeños movimientos


 Una de las formas más sencillas de dar un nuevo aspecto a una habitación, es cambiar la posición de nuestros objetos decorativos. Pequeños movimientos sutiles que nos ayudan a refrescar la imagen de nuestras estancias. Para mí es como un juego de niños, lo que está arriba ahora se va abajo; esa caja que me encanta, ahora será el escenario perfecto para resaltar mis objetos preferidos; y así con la mayoría de las cosas que tengo en casa. Principalmente, lo hago en las zonas donde paso más tiempo; esa constante evolución de la escenografía me fascina, me hace sentir que la casa está viva, en constante evolución, tal y como nuestro estado de ánimo. En esta materia, destaca la blogger Edina Saether, en su blog Nordic Leaves nos muestra cada uno de los movimientos que realiza en la decoración de su hogar, principalmente en su oficina. Oficina que no puedo dejar de admirar, por su blanco total, por la maravillosa String y, sobretodo, por la colección de pájaros de diseño nórdico. 








29 abr. 2014

Diy # el nuevo macramé


 Quién me iba a decir a mí que llegaría el día en que, por mi propia voluntad, estaría pensando en hacer macramé para mi casa. Aquella fastidiosa manualidad del colegio se ha convertido en must have del interiorismo actual. La verdad, es que no se  puede negar que el acabado es bonito y llamativo, además de ser un diy bastante fácil de elaborar. Una opción económica con la que decorar el recibidor, así como cualquier rincón especial de la casa. 



Los materiales que necesitamos para este diy:
25 metros de cuerda de algodón (dependiendo del tamaño que queramos obtener)
3 tubos de cobre
19 acoples de cobre
4 tapones para los tubos de cobre
Tijeras
Sierra de metales



 Comenzamos cortando la cuerda que irá en ambos laterales, recordad que éstas serán las cuerdas más cortas. Hacemos un nudo alrededor del tubo que estará en la parte superior; cortamos el excedente de cuerda; atar otro nudo alrededor del segundo tubo, dejando la longitud deseada entre el primero y segundo; volvemos a dejar la longitud de cuerda que deseemos,y hacemos de nuevo un nudo, añadimos entonces el aplique de cobre; justo debajo de éste volvemos a hacer otro nudo. Seguimos los mismos pasos con cada fila, añadiendo unos centímetros a las cuerdas centrales. Para crear el diseño central, debemos cortar con la sierra de metales el tubo de cobre que hemos reservado;  el procedimiento es el mismo que en los laterales. Cuando hayamos acabado, recortamos los extremos de las cuerdas y colocamos los tapones en cada extremo de las barras. Y ya está listo para colgar en el lugar deseado. 



28 abr. 2014

... y seguir aprendiendo


 De nuevo lunes, de nuevo a empezar. La mayoría de las veces nos da miedo empezar algo nuevo, salir de nuestra zona de confort; pero la verdad que a mí me encanta esa sensación de tirarse al vacío. No os creáis que soy yo muy de salir de mi zona de confort, lo he hecho en bastantes ocasiones, pero también he tenido temporadas en las que me daba pavor la incertidumbre que conlleva volver a empezar. Han sido siempre las ganas de seguir aprendiendo las que han tirado de mí para combatir mis miedos. No hay nada más placentero que seguir teniendo ganas de aprender, te hace sentir vivo. Creer que lo sabes todo, o que no necesitas saber nada más, solamente nos conduce a volvernos intransigentes, sobretodo con los demás, pero también con nosotros mismos. Cuando estás aprendiendo algo, centras toda tu atención como un niño, sientes como miles de puertas se abren en tu intelecto, como se desarrolla de nuevo tu creatividad y esa sensación es la recompensa de haber conseguido salir de tu zona de confort. Últimamente yo me encuentro así, estoy aprendiendo a hacer cositas nuevas, que espero que pronto os las pueda enseñar. Reconozco que me da miedo, que mis planes eran otros, pero esperar a que las cosas cambien por sí solas y no luchar por los sueños no creo que me lleven a ningún  tipo de confort, ni placer. Sólo nosotros podemos buscar la alegría de la vida.
***





25 abr. 2014

Diy # Washi Tape Dots


 El washi tape lleva unos años siendo el rey de las manualidades, por lo que seguro que, como yo, tenéis en vuestras casas algún rollo al que sólo le quedan unos centímetros de cinta. Una manera muy sencilla de aprovechar esos trocitos es hacer unas divertidas pegatinas con ellos y así, decorar cajas, libretas. o cualquier otra cosa que se os ocurra, a la que queráis dar un nuevo aspecto.  Sólo tenéis que combinar los colores que más os gusten, pegarlos en un papel adhesivo o en una cartulina; recortarlos, dándoles la forma que os apetezca, ya sea con tijeras o con una troqueladora, y ya están listas nuestras pegatinas. Así de fácil podemos conseguir una libreta tan bonita como la de las imágenes.

¡¡ feliz finde !!









Imágenes Craft Hunter




24 abr. 2014

Mi batido de fresa #


 Me encanta la fruta, las fresas, las cerezas, el plátano, las mandarinas..., pero no me gusta meterla en la nevera, ya se pasa bastante tiempo en las cámaras de los supermercados, así que lucho contra reloj para que no se me estropee y tener que acabar tirándola a la basura. Lo que hago es lo que he visto hacer a mi madre toda la vida, que no quieres fruta, que se va a estropear, pues batido, batido de fresa, batido de plátano, batido de fresa y plátano, y así  conseguía que me tomase la fruta que no me apetecía comer en ese momento.Con los años, me he dado cuenta que me estoy haciendo como ella, miro el frutero, cuál es la fruta que necesita con más urgencia ser utilizada, tú, pues me hago un batido. La mayoría de las veces me lo tomo para merendar, pero otras me sirve para acompañar algún bizcocho casero; por ejemplo, bizcocho de chocolate y batido de plátano, mi preferido. 
 Ayer tenía en mi casa un excedente de fresas fuera de lo normal, por lo que no pude hacer otra cosa que un súper batido de fresa; os cuento cómo lo hago:

Mi batido de fresa:
1 yogurt, mejor tipo griego
250 gr. de fresas
1 cucharada de azúcar
1 cucharadita de azúcar avainillado
Triturar todo en la batidora




¡¡buen provecho!!





23 abr. 2014

... y las vacaciones vinieron a mí


 Menuda semana de desconexión  me he pegado, y eso que os había dicho que yo no me iba de vacaciones, pero las vacaciones llegaron a mí. Me encantaría poder poneros fotos de todo lo que he hecho o de lo bien que me lo he estado pasando, pero no puede ser porque en la mayoría aparecen los peques de la pandilla o salen mis amigos, así que os lo cuento.  Ha sido una semana de recuperación, de recuperación en su más amplio sentido de la palabra, recuperación de ilusiones, de amistades, de pasarlo bien en pandilla, de azúcares, de risas y de todo lo bueno  que siempre deseamos. La verdad que ha sido tan perfecta que no parece que haya sido real. Tener a mis amigos en casa, preparar desayunos, meriendas, bizcochos, zumos..., salir y casi no entrar, las largas horas de conversación, de no madrugar (para mi las nueve de la mañana no es madrugar), jugar con los niños de mis amigos, que por extensión ya son mis mini amigos; y mucho, mucho sol, teniendo en cuenta que a los del norte siempre nos venden la moto de que va a hacer un tiempo horrible.
Volver a reunirse con los amigos siempre es maravilloso, y sobre todo, cuando lo hacemos para preparar esas barbacoas en las que las horas pasan y no nos damos cuenta, charlamos, comemos, arreglamos el mundo, reímos y nos prometemos que debemos hacerlo más a menudo.  Somos una gran familia.
 También pude visitar un mercadillo súper bonito, Garaje Armada, muy cerquita de Avilés, un sitio muy especial dónde me pude comprar un cuenco zorrito, del taller de cerámica Barrutando; y volver a encontrarme con una compañera de facultad a la que muchos admiráis Pakita Clamores, una artistaza y mejor persona. Así que no se puede pedir más, he sido muy feliz, y la felicidad siempre está en disfrutar de lo que tienes y de los que te quieren.
¡¡ Sed felices !!









16 abr. 2014

Diy # Piñas de Pascua


 Si tengo que deciros la verdad, yo no soy muy de huevos de Pascua, pero no he podido dejar de compartir estos tan simpáticos, con apariencia de piña. Las piñas están tan de moda que no hay lugar donde no encontremos un objeto en forma de esta diurética fruta, o un estampado de la misma. Así que casi era inevitable que no apareciesen reencarnadas en forma de huevo de Pascua. Un diy sencillo, en el que el único handicap es la paciencia que tengáis, ya que hay que ir pegando una a una  las hojitas de la piña.





Necesitas:

Pintura amarilla
Pincel
Cartulina verde
Tijeras
Pegamento o pistola de silicona

 Empezamos pintando los huevos de amarillo; dibujamos y cortamos las hojas en diferentes tamaños, de este modo obtendremos el volumen de la parte de arriba; empezamos pegando las hojas mas grandes en el centro, doblándoles un poquito la parte de abajo, y seguiremos hacia fuera, pegando las hojas más pequeñas, tal y como muestran las imágenes. Repetimos los mismos pasos con cada uno de los huevos. 














Fuente e imáges de Studio Diy

 Ya sabéis que  podéis dejar vuestros comentarios sobre este o cualquier otro post, así como qué es lo que más os gusta del blog o que es lo que os gustaría que incluyese.

 Besitos, sed buenos y
!!feliz miércoles!!




15 abr. 2014

Un piso en Madrid


 Me encanta este piso, del que lo único que he podido averiguar es que está en Madrid. Sus suelos y paredes completamente en blanco, sus dos alturas y, sobretodo, el uso de muebles y objetos recuperados para funciones que nada tienen que ver con su idea original. Este es el caso del banco de gimnasia en el salón, o la mesilla y el archivador en el baño. Un excelente ejemplo  de que todo , con buen criterio, puede tener un segundo uso. 
!!feliz martes!!



















11 abr. 2014

... yo tampoco me voy de vacaciones


 No suelo yo ser muy ñoña, bueno un poquito cursi de vez en cuando si, lo reconozco, sin embargo me ha parecido perfecta esta imagen para acompañar al post de hoy. Me espera unos días muy de chicas, reuniones con amigas, comer galletinas, bizcochos y chocolate, tomarse unas cañitas y, lo mejor, que venga a pasar unos días a mi casa una amiga a la que quiero con locura. Así que estoy que reboso de alegría, Impaciente espero una Semana de quedadas con los amigos, de cenitas, de risas, cotilleos y algún bailoteo. Así que no me importa no irme de vacaciones a algún lugar maravilloso con palmeras y flamencos, porque lo maravilloso lo hacemos nosotros, en buena compañía  y con mucho optimismo. Yo os espero aquí.




Si os ha gustado la tote bag conejito, podéis ver cómo  se hace en Wear The Canvas


!!feliz finde!!


Imágen Wear The Canvas




9 abr. 2014

Galletas de mamá #


 Que en mi familia hayamos salido todas unas cocinillas no es algo casuál. En nuestro pequeño matriarcado, la reina es mi abuela, ella cocina de maravilla, a fuego lento y con leña; sin embargo  la que se lleva la palma de la repostería es mi madre, de ahí que a mi hermana y a mí nos apasione tanto hacer postres para los demás. El otro día, mamá nos preparó una galletas para merendar, unas galletas muy sencillas de elaborar, una receta para principiantes que nunca falla y que, a medida que pasan los días, están más buenas. Os paso la receta para que podáis deleitar a los vuestros con el mismo cariño que han sido elaboradas éstas.

Galletas de mamá:
2 yemas
125 gr. de mantequilla (punto pomada)
125 gr.de ázucar
1 cucharadita de ázucar vainillado
350 gr. de harina 



!!buen provecho!!



8 abr. 2014

Rosa Rosae #


 Llevamos casi tres semanas de primavera y, aunque en el norte hoy tenemos un día muy gris, ya apetece vestir la casa con colores más vivos, cambiar los objetos, que por sus tonalidades o texturas, nos recuerdan al frío invierno. Particularmente es algo que me encanta, de repente la casa se carga de energía, de algo nuevo, de sueños y experiencias aún por llegar. Y en esas estoy yo esta semana, intentando inyectar a la casa, chispazos de color, texturas más ligeras, pero como todos, me encuentro con que quiero cambiar más cosas de lo que mi bolsillo me permite. Renovar no tiene por qué significar siempre un gasto extra de dinero; una forma sencilla de transformar nuestras telas es teñirlas, pero de forma natural, con infusiones o vegetales que siempre tenemos en nuestra cocina. Este es el procedimiento que se  ha seguido con el mantel que podéis ver en las imágenes,  teñido con remolacha y cebolla morada. Es muy fácil.

 Lo primero que debéis hacer, es sumergir vuestra tela en abundante agua con vinagre (sed generosos), de este modo ayudaremos a que los colores se fijen. Por otra parte cortamos la verdura en dados muy pequeños, hasta conseguir un puré. En una olla grande, hervimos este puré en abundante agua, a fuego lento y durante, al menos, una hora. Transcurrido el tiempo, colamos nuestro tiente y lo echamos en el recipiente donde vayamos a sumergir la tela. Dependiendo de la intensidad del color que deseemos obtener, lo dejaremos entre 10 y 30 minutos. Secar al aire y planchar, y ya podemos estrenar mantel. Una actividad muy sencilla que podéis hacer con los niños, porque siempre  les sorprende ver como cambia de aspecto de la tela.






via





7 abr. 2014

100% Suecia


  Es público y notorio que funciono con energía solar, que me fascinan las casas en las que la luz forma parte de la decoración,de forma natural. Está claro, que la casa de la blogger Johanna de Aprill Aprill, en Helsingborg, reúne todas estas características y por eso me tiene completamente maravillada.  Blanco total, en el que los estallidos de color despuntan aún más si cabe. Una divertida conjugación ecléctica con diferentes piezas de época,  que hacen que el conjunto funcione sin esfuerzo. Estoy segura que si mis sueños viviesen en una casa, sería en una como esta. 














Fotografía: Lisa Wikstrand, para Aprill Aprill




3 abr. 2014

Tarros para decorar


 Seguro que todos tenéis un montón de tarros en la cocina guardando diferentes alimentos, a mí sin duda, los que más me gustan son los de cristal, con cierre hermético, como los de antes. También reciclo algunos envases de vidrio bonitos; los de alguna mermelada con tapa metálica, o los de espárragos, porque son muy altos. Pero lo cierto es que, la mayoría de ellos, los tengo guardados en los armarios. "Pobrecillos" pensé al ver estas imágenes, mirad que manera mas sencilla de decorar la cocina con nuestros tarros. Podemos jugar a decorar con los alimentos , que por su tonalidad, vayan mejor con nuestra decoración; incorporar algunas latas o cajas de té, incluso piezas de la vajilla, que resulten llamativas a la vista y que potencien la armonía entre objetos decorativos y mobiliario. Y sobretodo, que gran idea  escribir el nombre del contenido de los tarros de manera informal y divertida. Así que ya me veo rotulador en mano, pintarrajeando mis los míos y cambiando un poquito el aspecto de mi cocina. 










¡¡feliz juernes!!

Imágenes: Sort of pink

2 abr. 2014

Diy #


 Ayer me  encontré, buscando otra cosa como siempre, con mis pinceles; en ese momento me teletransporté a mi niñez, a la mesa cubierta por periódicos, a los vasos con agua de colores, a mi abuela diciéndome que había cogido el vaso equivocado (no precisamente con vocecilla de abuela), e incluso añoré el proceso de limpieza posterior, lavando cada pincel como si fuese el cabello de una señorita en el mejor salón de belleza. Cómo me gustaba pintar. Automáticamente recordé el diy  que había visto en Love from ginger, me pareció una manera genial de reconciliarme con los pinceles y, a la vez, darle nueva vida algunas piezas de porcelana que tengo por casa.  




Es muy fácil y el resultado sorprendente, sólo necesitaréis:
  • piezas de porcelana
  • pintura para porcelana
  • pincel
  • un vaso con agua
Debéis lavar muy bien la pieza y aseguraros de que está completamente seca. A continuación, ya podéis empezar a pintar vuestros trazos, si os equivocáis no pasa nada porque esta pintura sale muy fácil con un trapo húmedo.





Recordad que debéis seguir las instrucciones de uso para fijar la pintura y hacer la pieza apta para el lavavajillas. La mayoría de este tipo de pinturas tardan 24 horas en secar y luego hay que hornear las piezas a más de 200º. 


***

Todas las imágenes pertenecen a Love from ginger